Un italiano en Noruega

Crítica de

Un italiano en Noruega